Luciano, Gabriela y Delfina

Ver crecer los hijos de tus amigos es algo maravilloso, sobre todo si tiene una sonrisa mágica como Delfina. Su energía contagia, te hace seguirla a donde quiera ir. Ya sea darle de comer a las palomas, bailar al ritmo de tambores, o simplemente reirse con su papi en una guerra de cosquillas!
Seguramente habrá cambiado en mi próxima visita a Buenos Aires. Encontraré una niña nueva, con otra mirada, otras preguntas y cuestionamientos, pero lo seguro es que llevaré mi cámara nuevamente.

FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0017 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0020 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0029 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0041 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0045 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0053 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0056 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0060 FN_20140204_LuchoGabiDelfi_0065

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *